Friday, November 11, 2005

"De la pintura primitiva a un espacio de Arte"...



...
Escrito para ARTE AL LIMITE. Revista de arte.

“Contemplar es sostener la mirada hasta reconocer en los objetos la mirada de otro que nos interroga”...
Eulalia Bosch.

Pintar es un acto, una manifestación que existe desde hace millones de años, desde el día en que apareció por primera vez en esta tierra la singular necesidad de atrapar imágenes. Se ha dicho tanto sobre la pintura... en tantos lenguajes y épocas diferentes... Sin embargo qué se puede decir que agregue alguna nota de sorpresa, adherido al recuerdo y no se diluya como tanta historia se ha desvanecido. Cerremos los ojos y viajemos al desierto de Atacama. Una terraza de piedra natural, ubicada en una quebrada protegida de un lugar llamado Chillaiza. A diez metros de altura, en un desfiladero de piedras por donde baja con furia un río formado por el invierno Boliviano, se pueden ver hermosas pictografías hechas hace más o menos cinco mil años. Pequeñas manchas que muestran camélidos que hasta el día de hoy pastan malezas, silenciosos en los cerros de alrededor. Algunas escenas de caza, guerreros con lanzas y la imagen cálida de los Chamanes. Aquellos que preservaban para los demás secretos que contribuían a mejorar en esencia la vida y superar los temores frente a lo desconocido.
El desfiladero es una especie de museo natural... encargado de preservar escenas de caza pintadas con jugos de raíces machacadas, tierras de color trituradas y mezcladas con aceites que extraían de los animales atrapados para ser convertidos en alimento y vestuario.
Solo el sonido del viento recorre el lugar mágico tan bien protegido… del viento y de cualquier fuerza que atente contra ese mágico lugar. En muchos lugares del planeta existen estos lugares sagrados, santuarios naturales donde el hombre primitivo fue dejando rastros de su paso y sus primarias reflexiones… Desearía entrar más en el tema de las pictografías y volar a lugares en África o de Europa, con miles de grabados y pinturas hechos hace miles de años y gracias a los cuales sabemos que existió no solo vida, sino que además una estructura sensible de pensamiento. Pero me quedaré mejor en la quebrada ululante y fresca... Aquel Chamán que pintó las pictografías, las situó en un lugar demasiado preciso, de la misma manera que ubicó los geoglífos y los petroglifos en aquellos montículos siempre resguardados de la acción del viento y que servían de carreteras para las expediciones que constantemente transportaban alimentos y objetos de intercambio… Preservar… esa era la idea principal, una clave chamánica que aún persiste. El pintor preserva sus percepciones, la poesía de su mirada y el coleccionista preserva aquello diseñado por los artistas.

Para que la pintura y el arte en general existan, se necesitan espacios que acojan los diferentes lenguajes bajo ciertas condiciones y que se mantengan intactos para las generaciones presentes y las futuras, pero también de personas que los visiten y señalen con sus dedos la interrogación que emana de las obras y que les nutre la existencia. Y para ser estudiadas y admiradas consiguiendo así verificar las evoluciones e intentar ser mejores seres humanos y más tolerantes frente a la vida. Tomar conciencia de que las cosas se extinguen y que se deben preservar es realmente trascendente.
Lo que desaparece no da cuenta… Y lo que no da cuenta va en demérito de nuestra raza… y nos conduce directamente a la extinción. El hombre primitivo ya lo había comprendido y preservaba las pinturas en los desfiladeros o en donde no fueran castigadas por el viento. Actualmente los museos y las galerías son los espacios en donde se protegen las artes visuales que el hombre utiliza para comunicar aquello que no consigue hacer de otra manera… Pero si no se comunican con las herramientas adecuadas, solo queda toda esa información relegada a los pocos que la practican. Extender es la forma, entregar, llevar la información en revistas especializadas, en periódicos adecuados y en publicidad específica... Decirle a la gente a diario que sus museos esperan, que son gratos, que son frescos y que las galerías, las habitan no solo quienes compran obras... Que los pasos de cebra, son pasos de humanos y que el director del museo o de la galería es una persona común muy semejante a usted o yo, solo que tiene un rol distinto que es el de hacer de puente entre los artistas y los que deben sostener la mirada hasta reconocer en los objetos la mirada del otro que los interroga.

Para Arte al Límite
Sergio Lay. 2005.

2 Comments:

Blogger fioapple said...

Estimado:
me es un honor leer tu blog, y sentir expresar de esa manera la admiracion a esta cultura , tan propia y tan milenariamente alejada, por eso es preciso observar los fenomenos, abtraerse con la belleza y una vez mas, majaderamente expresar admiracion.
bien

4:20 PM  
Blogger Artal said...

¿Puedo utilizar tu extracto en una revitsa que se llamará aaahhh y que se distribuirá gratuitamente en iquique?? obviamente citando tu nombre y donde pueden leer lo que dices, que comparto plenamente???

7:40 AM  

Post a Comment

<< Home